2IMG_6849


Cuerpo académico

Estudios Sociales de Conocimiento, Tecnología y Ciencia

Dependencia interna

Instituto de Investigaciones Sociales (IIS)


¿Cómo se conformó el grupo y en qué año?

El nodo del Instituto de Investigaciones Sociales se conformó en 1997, cuando se incorpora la última investigadora al IIS, María Josefa Santos. Antes de esto había dos personas trabajando en estudios sociales de la ciencia y la tecnología: María Luisa Rodríguez Salas  y Rosalba Casas. La primera, específicamente en las áreas de historia de la ciencia y la medicina. Rosalba  Casas en estudios sociales de la biotecnología. En 1996, se incorpora Rebeca de Gortari a trabajar en el área, ella venía de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. Había trabajado sobre historia de la industria petrolera y la formación del Instituto Mexicano del Petróleo, proyecto con el que ingresa al IIS. En 1997, se incorpora María Josefa Santos a trabajar sobre la temática de los impactos sociales de la apertura de las telecomunicaciones.


Reseña sobre la labor grupal

El primer trabajo conjunto del nodo fue la caracterización de modelos regionales de innovación tecnológica. En el proyecto colaboraron, además, dos investigadores que se dedican a hacer análisis de organizaciones: Matilde Luna y Ricardo Tirado. A éste siguieron otros proyectos en los que, además de la región, se consideraron  como  variables distintos campos tecnológicos como: la biotecnología, las telecomunicaciones, la nanotecnología, entre otros. Al mismo tiempo se hicieron evaluaciones sobre proceso de vinculación entre las IIES y las empresas, además, se identificaron las particularidades tecnológicas de las grandes  empresas mexicanas. Desde hace más de 10 años, los integrantes del grupo trabajan en la identificación de procesos de transferencia de conocimiento entre las empresas rurales en México y en Estados Unidos.


Perspectivas a futuro

En los próximos años, el grupo continuará trabajando en el análisis de los procesos de transferencia de conocimiento en las comunidades rurales, así como, en las comunidades científicas de nanotecnología y biotecnología, especialmente. Se seguirá con la asesoría y evaluación a organismos gubernamentales como SAGARPA o CONACULTA sobre la manera como se transfieren conocimientos, paquetes tecnológicos o saberes científicos entre empresas y comunidades técnicas o comunidades científicas.